transformar el significado... el reencuadre

reencuadre

“No hay nada bueno o malo, es el
pensamiento el que lo hace así.”
-William Shakespeare-
Las personas solemos buscar el significado de las cosas que nos suceden. Las cosas pasan, pero hasta que no les asignamos un significado, no les damos importancia.

Aprendemos lo que significan las cosas a través de la cultura en la que hemos vivido y nuestra educación individual.

En la antigüedad, los fenómenos astronómicos tenían mucho significado, los cometas provocaban grandes cambios y las relaciones entre estrellas y planetas influían de forma contundente en el destino.
En la actualidad, los científicos no interpretan los cometas y los eclipses de forma personal; son bonitos de observar y confirman que el universo obedece a las leyes de la física.

¿Qué significado tiene una tormenta?

• Nada bueno si estás a la intemperie, lejos de un sitio cubierto y no llevas un paraguas o un  impermeable.
• Seguramente para un campesino, después de una época de sequía, significa algo bueno.
• Es probable que sea malo si has organizado una fiesta al aire libre.
• Quizás sea bueno si estabas jugando un partido, y tu equipo estaba perdiendo. Y con la tormenta han suspendido el encuentro...

Y en función del significado que les damos a las cosas, sentimos un determinado tipo de emociones y realizamos un cierto tipo de conductas.

El significado de cualquier suceso depende en gran medida del encuadre o perspectiva desde la que lo observamos. Cuando la perspectiva cambia, cambia también el significado de suceso.
Y cuando cambiamos el significado, también cambian nuestras emociones, respuestas y conductas asociadas a él.

Reencuadrar una situación consiste en percibir esa situación o experiencia desde diferentes perspectivas, y escoger la que nos resulte más útil. De esta forma podemos reinterpretar un problema y encontrar soluciones, por medio de la sustitución del marco en el que esos problemas son percibidos.

Haciendo esto descubrimos que en muchas ocasiones, una situación que aparentemente es adversa puede convertirse en algo muy positivo.

Reencuadrar es coger una experiencia que, en principio, parece mala o indeseable y darse cuenta que en muchas ocasiones puede aportar grandes ventajas si la observamos desde otra perspectiva.

Hay dos tipos principales de reencuadre: de contexto y de contenido.

REENCUADRE DEL CONTEXTO:

Una de las presuposiciones de la PNL dice que cualquier comportamiento es útil en algún contexto. Por ejemplo, quitarse la ropa en medio de la calle hará que te multen o arresten, pero en una playa nudista podrían arrestarte o multarte si no lo haces.

El reencuadre de contexto consiste en cambiar una respuesta interna negativa ante un determinado comportamiento, resaltando la utilidad de ese comportamiento en otros contextos.

Ese tipo de reencuadre nos permite ver el comportamiento simplemente como lo que es, disminuyendo en gran medida la carga emocional.

Un ejemplo: Una madre preocupada por la conducta de su hijo de 15 años, que constantemente se está metiendo en peleas en la escuela. Le podríamos preguntar a la madre ¿No le da tranquilidad saber que su hijo puede proteger a su hermana pequeña, en caso de que alguien la molestara durante el camino de regreso a casa desde la escuela? 

Con esta pregunta podemos ayudar a la madre a que cambie su percepción. Su relación con el hijo cambiará y el hijo, al no sentirse atacado podrá trabajar conjuntamente con la madre para encontrar juntos alternativas de conducta más apropiadas.


REENCUADRE DE CONTENIDO:

El reencuadre de contenido, tambien se llama resignificación, es decir asignar otro significado al hecho en cuestión.

Por ejemplo: Un alumno que le dice a su madre: El profesor me tiene manía, se pasa todo el tiempo regañandome en la escuela. 


Reencuadre: ... Lo que sucede es que el profesor confía mucho en tí y sabe que puedes rendir mucho más y te llama la atención porque espera lo mejor de tí.

También está el famoso ejemplo de una empresa fabricante de zapatos, que envió a dos vendedores a un país de África en busca de nuevas oportunidades de negocio.

El primero llama por teléfono y dice: No hay nada que vender aquí, todos van descalzos, imagínese.

El segundo, también llama y dice: Es magnifico! Es un mercado fantástico, tenemos una enorme oportunidad. Todos van descalzos, aún no conocen los zapatos.

En definitiva, adquirir y practicar la habilidad para reencuadrar, nos da una mayor libertad, más satisfacción y un número mayor de opciones.

5 comentarios:

Elsa dijo...

Qué cierto lo que dices! A cada palabra que pensamos siempre le asignamos un contenido emocional, el modo en que sentimos lo que la palabra representa. ¿Qué me dices de las palabras comunismo,cáncer,violador,Dios,amor,perdón?
Un abrazo

José Manuel Rodríguez dijo...

Tienes razón Elsa. Cuando asignamos un significado a la palabra o hecho, y ese significado resuena en nuestras creencias o valores, es cuando se dispara una respuesta emocional.

Un abrazo

Admin dijo...

Just wish to say your article is as amazing. The clarity for your post is just excellent and that i can think you’re an expert in this subject. Fine with your permission let me to snatch your feed to keep up to date with forthcoming post. Thank you 1,000,000 and please continue the enjoyable work.

Núria Férriz dijo...

Totalmente de acuerdo. Y si me permitis, también quisiera añadir los gestos... chasquear los dedos, chaquear la lengua, mirar hacia arriba y suspirar, entre otros, son gestos reconocidos y reconocibles que no solo tienen un significado mas o menos "universal", sino que están asociados a un contenido emocional.
Un artículo tan interesante como el resto.
Saludos.

CreadorWeb dijo...

Hola:

Soy profesor de Edición em un instituto de comunicación Audiovisual y he llegado a este post buscando elementos de encuadre y composición. Me ha resultado muy util esta información porue siempre vi el reencuedre desde un punto de vista artístico y jamás pensé que se podía utilizar en muchas facetas de la vida.