La PNL en la escuela. Estrategia de aprendizaje de la ortografía.

estrategia PNL ortografia

La atención es un proceso activo que nos permite seleccionar la información que nos interesa de entre las múltiples informaciones que nos ofrece la realidad.
Es prácticamente imposible ser conscientes a la vez de todas nuestras percepciones visuales, auditivas y cinestésicas.

Como pudiste leer en el post sobre los "canales sensoriales", las personas seleccionamos de entre todas las informaciones que percibimos a través de nuestros 5 sentidos, las que nos parecen más relevantes y priorizamos alguno o algunos de los canales de percepción.

En los procesos de aprendizaje, si seleccionamos un canal de entrada de información poco adecuado para la tarea que queremos  aprender nos encontraremos con problemas añadidos.
Por ejemplo, si se selecciona el canal visual para aprender una canción, no se acertarán las notas. De la misma manera, intentar obtener la información de un mapa auditivamente hace difícil que se pueda completar con la misma precisión que si la información se hubiera focalizado a través del canal visual.

En ocasiones alumnos y alumnas que escriben con muchos errores ortográficos pueden conocer una buena cantidad de normas ortográficas. Aunque en ocasiones, también puede suceder lo contrario: que haya alumnos con una correcta escritura ortográfica que recuerdan muy pocas normas.


La escritura es una representación visual del lenguaje, por este motivo una estrategia que facilita el aprendizaje de la ortografía, es la modalidad visual.

Jesús Mesanza (1987, p. 61) cita las siguientes cifras refiriéndose al aprendizaje de la ortografía: «el 83 % se aprende mediante la vista, el 11 % se aprende mediante el oído y el 6 % se adquiere a través de los otros sentidos».

Con frecuencia los estudiantes que tienen mejor ortografía emplean una estrategia común: en primer lugar visualizan la palabra que han de escribir, después la deletrean para comprobar si está correctamente escrita (auditivo) y después valoran sus sensaciones, de cómo el sonido de esa palabra les hace sentir (canal cinestésico).

La estrategia fonética o (auditiva) puede ser muy buena para el aprendizaje de la lectura en voz alta, en las que lo importante es que las palabras se pronuncien claramente, pero para la tarea específica de deletrear, es inapropiada. Por ejemplo, "casa" y "caza" pueden ser pronunciadas igual aunque visualmente son diferentes.

En muchas escuelas, a los niños aún no se les enseña acerca de los aspectos formales del aprendizaje específico de tareas cuando están aprendiendo a deletrear -ellos simplemente reciben una retroalimentación- sobre si han deletreado correcta o incorrectamente.
Se les deja para que desarrollen por sí mismos una estrategia (de las que las anteriormente descritas son sólo dos de un gran número de posibles permutaciones) que pueden o no ser las más efectivas para la tarea de deletrear. No les enseñan estrategias, sino simple contenido.

Si te interesa el tema, puedes profundizar en las estrategias de aprendizaje de la ortografía, descargando este libro gratuito.



J. M. Rodríguez

2 comentarios:

Ana María Estragués dijo...

Me ha parecido excelente esta publicación.
Muchas gracias.

Ana María Estragués

Nezorori dijo...

Muy interesante el tema que trtan aquí, ya había leído algunas cosas al respecto, incluso que no todos captamos con la misma agudeza de cada uno de nuestros sentidos. En el proceso de aprendizaje el que instruye debe ser capaz de orientar y detectar cual es el sentido que más desarrollado está en cada uno de sus alumnos para poder ayudarlo en su aprendizaje lo más que pueda, ese es mi punto de vista.